domingo, 25 de septiembre de 2011

bestiarios

me dijeron que no cuente las baldozas mientras camine por una ciudad llena de gente y con olor a humedad. me dijeron que es de mala suerte, sumado a los golpes que uno puede recibir por estar mirando el piso mientras camina. yo visite esa ciudad llena de baldozas, gente y humedad. allí pude contar algunas, muy pocas baldozas enteras (la mayoria estaban rotas) y vi mucha gente a los tropezones por mirar el suelo mientras caminaban sobre las baldozas llenas de humedad como sus ojos y también como su poesía y sus corazones.