miércoles, 25 de noviembre de 2009

ya no soy el chiche nuevo.

Advertencia: cualquier similitud con la realidad es adrede.


Escucho negada las discusiones de mis padres, desde mi cama, desde lejos en mi cuarto. Escucho esas conversaciones, como rememorando las mismas que palabras que años antes debatían mis abuelos paternos. Discutir palabras comunes a los hombres y a la mujeres de todas las generaciones. Lo que mi abuelo decía yo te acepto como sos, mi papá lo dice yo te aguanto como sos, mi novio dice yo te banco como sos. No hay cambios esenciales, más bien un par de transformaciones lingüísticas.

No me vengas a explicar como tu género habla de los escándalos que generan las novias. No tengo intenciones de aprender sobre charlas de hombres borrachos en un bar. Siglo XXI y los 300 dias de en- amor me develan que ya no soy tu chiche nuevo, no te tengo omnubilado. No llegas a escuchar mi risa, porque no hay tiempo. Mis encantos se te vuelven fastidios, y de vuelta las noches de calor nos despiden durmiendo uno para cada lado de la cama...

4 comentarios:

Facundo dijo...

En si no debería comentar... pero lamentablemente lo voy a hacer.. porque?... por que mi naturaleza crítica, así lo reclama...
Muy buen post rosaura... me he sentido identificado (era la idea..) pero igual mi cabeza siempre busca una mirada sobre el vaso medio lleno de las cosas... no ser el chiche nuevo.. muy seguramente te redirecciona... te evoluciona... te hace querer serlo... nuevamente... y eso por lo menos para mí... es algo bueno... una vuelta de tuerca a la idea... nada mas... tómalo de un perfecto desconocido... ja!
repito muy buen post... comento por que me gusto...

Celestion dijo...

me matás.

Luciano dijo...

Amor lo que no entendes todavia es que si dejaste de ser el chiche nuevo es simplemente porque ahora somos el uno parte del otro.

Podremos volar alto o bajito, depende del dia, pero acordate que vamos volando de la mano para que nadie se caiga.

Y si ves el piso muy cerca no desesperes mi vida, eso es solo para tomar envion y poder subir devuelta.

Alejandro dijo...

Pasamos por la juventud creyendo fundacionales nuestros actos... heredados por enesima vez de generaciones pasadas.

Los nenes vuelven a disfrutar del chiche cuando la mamá se los saca por un tiempo, es un remedio infalible.